Tratamiento miedos

En SN psicología somos especialistas en  miedos y fobias infantiles.

Los miedos infantiles

Los miedos en general y cualquiera de sus modalidades en la etapa infantil suponen un fenómeno universal y omnipresente en todas las culturas y tiempos. La única explicación a esta regularidad es que el miedo debe tener un importante componente de valor adaptativo para la especie.

En pequeña escala, estas sensaciones que se viven como desagradables por parte del niño o adolescente pueden cumplir una función de supervivencia en el sentido de apartarle de situaciones de peligro potencial (no acercarse a ciertos animales, no entrar en sitios oscuros, etc.). Sin embargo, cuando este miedo es desadaptativo (no obedece a ninguna causa real de peligro potencial o se sobrevaloran las posibles consecuencias) el resultado es un enorme sufrimiento por parte del niño que lo padece y sus padres. El miedo, puede entonces condicionar su funcionamiento y alterar sensiblemente su capacidad para afrontar situaciones cotidianas (ir a dormir, ir a la escuela, estar sólo, etc.).

No hay duda que los miedos son evolutivos y “normales” a cierta edad, cambiando el objeto temido a medida que el niño crece y su sistema psicobiológico va madurando. La tendencia natural será a que éstos vayan desapareciendo progresivamente.

En otras ocasiones, podemos hablar abiertamente de temores o miedos patológicos que pueden derivar hacia trastornos que necesitan atención psicológica (ansiedad, fobias). Establecer la frontera entre uno y otro (normalidad-patología) no siempre es fácil y dependerá mucho de la edad del niño, la naturaleza del objeto temido y sus circunstancias, así como la intensidad, frecuencia y sufrimiento.

 

Consejos para combatir los miedos en los niños

Los miedos varían dependiendo de la edad del niño. En términos generales, podemos:

  • Hablar con nuestros hijos para que te cuente sus miedos y enséñarle palabras para definir sus sentimientos. También puedes animarle a pintar, ya que los dibujos son una buena forma de expresar lo que le asusta.
  • No le exijamos demasiado. Cada niño tiene su ritmo de desarrollo y si le comparas con otros amigos, temerá decepcionarte.
  • Si siente temor ante la sangre, ponle una tirita cuando se haga cualquier rasguño. Así entenderá que su cuerpo vuelve a estar entero (según él). Y, si se hace una herida que sangra más, intenta no demostrar que estás asustada y cúrale tranquilamente.

 

Solicitar mas información

Para saber mas sobre el tratamiento de miedos infantiles en Tarragona, solo tienes que contactarnos.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar