Llámenos 654 07 56 38
Atención telefónica de 9:30 a 16h. Fuera del horario utilicen el formulario de contacto

¿Trastornos infantiles en Tarragona –  a quien acudir?

Descubrimiento de los síntomas de trastornos infantiles

Cuando los niños empiezan a presentar determinados síntomas que preocupan a los padres es frecuente que estos no sepan a quien consultar, como resultado comienza una búsqueda de diferentes profesionales que no siempre es beneficiosa para el niño y para la problemática que lo afecta.

Generalmente los niños pasan muchas horas en la escuela, de modo que son los maestros del colegio los que empiezan a notar ciertas dificultades, ya sea en el aprendizaje o en la conducta del niño.

También los padres o hermanos comienzan a notar que se comportan algo “extraño” en casa.

Frente a esta situación es común que el niño sea derivado al gabinete psicopedagógico del colegio, esta indicación es adecuada solo como una primera aproximación hacia la problemática del niño. Los maestros y los padres deberán estar en contacto para ver cómo es el comportamiento del niño en la escuela y fuera de ella y cuáles son los síntomas que este presenta, de esta manera empezará a verse más claramente el tipo de tratamiento que el chico necesita en caso de que lo necesite.

Algunos de los síntomas de trastornos infantiles:

  • Trastornos en los hábitos alimentarios, que provoquen aumento o disminución significativa del peso.
  • Cambio en los hábitos del sueño, con insomnio o pesadillas que afecten el dormir cotidiano por un período prolongado.
  • Síntomas físicos permanentes que no responden a tratamiento o donde no hay una causa orgánica que lo justifique (dolores de cabeza, dolor de estómago, etc.)
  • Problemas en la eliminación (encopresis, enuresis), sin que exista una enfermedad médica.
  • Ansiedad y temor frente a la ausencia o separación de los padres para realizar alguna actividad (ir al colegio, a un cumpleaños o a la casa de un amigo).
  • Dificultad para vincularse con sus compañeros tanto por inhibición como por reacciones agresivas.
  • Pérdida de interés por las personas o actividades que antes le producían placer.
  • Desgano, aislamiento.
  • Miedos y fobias que entorpezcan su vida normal.

A quien acudir una vez descubiertos los síntomas

Frente a este tipo de manifestaciones y luego de haber hecho la consulta y evaluación pertinente con el Pediatra, la derivación más adecuada será a un Psicólogo Infantil, quien a su vez mediante entrevistas con los padres y con el niño, hará un diagnóstico valiéndose del juego y de toma de algunos tests y dará la indicación de iniciar, o no, un tratamiento Psicoterapéutico infantil.

La Psicoterapia infantil buscará detectar cuáles son las causas de los síntomas que presenta, otorgando el espacio para que pueda expresar lo que le está pasando, acompañarlo y apoyarlo. El objetivo es ayudarlo a encontrar en sí mismo aquellas habilidades que posee para enfrentar las distintas situaciones y que conozca sus potencialidades y así influir positivamente en su autoestima. También se busca realizar las intervenciones que sean necesarias en el ámbito familiar.

El Psicopedagogo, también realiza mediante entrevistas con los padres y con el niño, un diagnóstico indicando o no tratamiento, el que apuntará básicamente y a través del juego a cuestiones más específicamente relacionadas con la dificultad escolar.

En algunas ocasiones surge la necesidad de realizar una interconsulta con Fonoaudiología cuando se detecta una dificultad con el lenguaje expresivo oral y en otros casos con un Neurólogo o un Psiquiatra Infantil.

Lo importante es que el profesional que atienda al niño por primera vez, elabore un diagnóstico adecuado de lo que lo está afectando, para que se pueda efectuar una derivación correcta.

En SN Psicología sabemos que lo más importante a tener en cuenta es que, más allá del profesional que atienda al niño, los tratamientos infantiles incumben a la familia.

Como identificar los síntomas de trastornos infantiles:

El desarrollo infantil es un camino lleno de altibajos, casi siempre víctimas de los conflictos que les rodean. De hecho, es natural que los niños pequeños tengan problemas ocasionales para dormir, se hagan pis en la cama de vez en cuando, lloren sin motivo aparente, discutan con sus hermanos o tengan arrebatos de ira. Por lo general, estas reacciones suelen ser de corta duración y no suelen interferir en su desarrollo.

Sin embargo, existen determinadas circunstancias que se escapan del control de los padres y desbordan sus recursos para hacerle frente a la situación. Se trata de conductas que se convierten en una señal de alarma e indican que pueden padecer trastornos infantiles y es necesario consultar a un especialista.

1. Se produce una regresión en el comportamiento del niño que no se supera

Las regresiones son un mecanismo natural en el desarrollo de los niños que les ayuda a lidiar con situaciones difíciles. Se trata de una estrategia inconsciente en la que los pequeños vuelven a manifestar conductas inmaduras que ya habían superado como un mecanismo de defensa para regresar a ese momento en el que se sentían más seguros y protegidos.

El problema comienza cuando el pequeño no puede superar por sí solo esa regresión, lo cual indica que no es capaz de enfrentarse a la situación que la ha provocado. En este caso se puede hablar de un trastorno infantil y es necesario consultar un psicólogo infantil.

2. Aparecen conductas difíciles, agresivas u hostiles que son inexplicables

Cuando un niño que comienza a reaccionar de manera violenta sin un buen motivo, es probable que esté pasando por una situación que lo desborda y que no sabe cómo manejar. Las conductas agresivas suelen ser un indicador de que algo está afectando al niño por lo que sería conveniente consultar a un psicólogo.

3. El niño manifiesta intranquilidad y problemas para concentrarse en una sola tarea

La mayoría de los niños suelen ser muy intranquilos y necesitan estar moviéndose todo el día. Sin embargo, existen ocasiones en que la intranquilidad les impide concentrarse en las tareas importantes, lo que provoca que cambien de una actividad a otra incesantemente. De hecho, a menudo esta intranquilidad afecta su aprendizaje, imposibilitando que el niño pueda asimilar los contenidos. Es posible que se trate de un trastorno infantil de déficit de atención pero es necesario un diagnóstico correcto por un psicólogo infantil profesional.

4. Muestra un cambio inexplicable en su conducta

La violencia, la intranquilidad o las regresiones no son los únicos indicadores de que algo no anda bien en el niño, a veces un simple cambio en su comportamiento habitual puede ser la señal que dispare la alarme. El más mínimo cambio en su conducta habitual puede ser una señal de alarma aunque, antes de sacar conclusiones precipitadas, es mejor consultar a un psicólogo.

5. Surgen problemas físicos sin una causa médica

Una de las tretas más habituales de los niños es la de fingir que están enfermos para no ir al colegio o escapar de sus responsabilidades. Sin embargo, cuando los niños se enferman de verdad y no existe una causa médica que explique la patología, podría tratarse de un mecanismo psicológico inconsciente para evadir determinada situación.

 

Si usted cree que su hijo/a muestra alguno de los comportamientos que le hemos explicado, no dude un solo instante en venir a visitarnos a SN Psicología. Nuestros profesionales ayudarán a su hijo/a a superar estos momentos difíciles para ellos y sus familiares.

Si descubre cualquier síntoma de trastorno infantil en el comportamiento de su hijo/hija no dude en contactar con SN Psicología en Tarragona

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar