Como los signos del síndrome de Asperger pueden asemejarse a los de otros problemas del comportamiento, lo más conveniente es que un médico u otro profesional de la salud evalúe los síntomas de su hijo. A muchos niños se les diagnostica trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH) antes de recibir el diagnóstico de síndrome de Asperger.

Signos y síntomas:

  • interacciones sociales mínimas o inadecuadas
  • conversaciones que casi siempre tratan sobre sí mismos en lugar de los demás
  • lenguaje “cifrado”, “robótico” o repetitivo
  • falta de “sentido común”
  • problemas para leer, escribir y para la matemática
  • obsesiones con temas complejos, como ciertos patrones visuales o musicales
  • capacidades cognitivas no verbales normales o por debajo de la media, aunque sus capacidades cognitivas verbales suelen ser normales o superiores a la media
  • movimientos extraños
  • comportamientos y gestos extraños

Es importante destacar que, a diferencia de los niños con autismo, quienes padecen síndrome de Asperger tal vez no presenten ningún retraso en el desarrollo del lenguaje; suelen tener buenas aptitudes gramaticales y un vocabulario avanzado a edades tempranas. Sin embargo, muchos de ellos presentan un trastorno del lenguaje (por ejemplo, un niño podría ser sumamente literal y tener problemas para usar el lenguaje en contextos sociales).

Con frecuencia, no existen retrasos evidentes en el desarrollo cognitivo. Los niños con síndrome de Asperger tal vez tengan problemas para prestar atención y organizarse, o tengan aptitudes bien desarrolladas en algunas áreas y deficientes en otras, pero suelen tener una inteligencia media o superior a la media.

Diagnóstico del síndrome de Asperger

El síndrome de Asperger puede ser muy difícil de diagnosticar. Los niños con síndrome de Asperger se desempeñan normalmente en la mayoría de los aspectos de su vida; por lo tanto, resulta común atribuir sus comportamientos extraños al hecho de que simplemente son “diferentes”.

Los expertos afirman que, tanto en el aspecto educativo como en el social, es muy importante una intervención precoz, mientras el cerebro del niño con síndrome de Asperger aún se está desarrollando.

Si su hijo muestra algunos de los síntomas y los comportamientos típicos del síndrome de Asperger, es fundamental que busque ayuda de su médico. Su médico podrá derivarlo a un profesional de salud mental o a otro especialista para que realice una evaluación más exhaustiva.

El especialista hará una minuciosa evaluación “psicosocial” de su hijo. Esto incluye un historial detallado del momento en el que se notaron los síntomas por primera vez, el desarrollo de la motricidad y el lenguaje, así como otros aspectos de la personalidad y el comportamiento del niño (actividades favoritas, hábitos inusuales, preocupaciones, etc.).

Se pondrá especial énfasis en el desarrollo social, lo cual incluye problemas pasados y presentes de interacción social y desarrollo de amistades. En general, se realiza una evaluación psicológica de las habilidades de comunicación para identificar las áreas con dificultades.

En SNPsicología realizamos una primera entrevista con los padres para conocer la historia familiar utilizando los relatos como herramienta prioritaria para elaborar el genograma.

Posteriormente se hace la entrevista con el niño/joven a través del juego, dibujo, movimiento sistémico, pruebas psicopedagógicas…Venga a visitarnos y le ayudaremos en su caso.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar