Insomnio o hipersomnia, comer más de la cuenta, nerviosismo o dificultades para trabajar son algunos de los síntomas. La tristeza pasa, la depresión persiste.

Emociones totalmente normales y en algunos casos la antesala de una depresión. Es la primera definición que la psicóloga y psicoterapeuta Sònia Navarro hace de los sentimientos de tristeza y melancolía. «Es normal sentir tristeza para poder distinguirla de los momentos en los que estamos alegres», afirma la experta.

Hay épocas y momentos en la vida en los que esta tristeza te acompañará más o menos en el día a día, y tendrás más o menos ganas de hacer cosas, de quedar con los amigos… Forma parte del ser humano. La cronificación es la señal de alerta. Estar siempre triste o añorar un ‘pasado supuestamente mejor’ no aportará nada a tu presente y mucho menos a tu futuro. «De haber una cronificación existen cuatro diagnósticos dentro de la depresión y que podrían ser trastornos. Son la depresión mayor, la distimia, el trastorno bipolar y la depresión postparto», asegura Sònia Navarro. Estos son los posibles diagnósticos. Ahora toma nota de la sintomatología. «Pueden ser personas que tienen insomnio o hipersomnia; la angustia les puede quitar el apetito o todo lo contrario provocarles ansiedad y que coman más; se pueden mostrar muy nerviosas o tener un enlentecimiento motriz muy apático; sentimientos de inutilidad, dificultades para concentrarse, dificultades para ir a trabajar, sensación de fatiga continua e incluso pueden llegar a tener ideas de muerte o de suicidio», destaca la psicoterapeuta.

¿El pasado fue mejor?

Buscando en el baúl de los recuerdos,cualquier tiempo pasado nos parece mejor, dice la canción de Karina ‘El baúl de los recuerdos’. Anclarse en el pasado es bloquear el presente. «La persona con depresión vive en el pasado, piensa que era mejor y que no será capaz de regresar al mismo lugar», asegura Sònia Navarro. Al mismo tiempo el futuro le angustia. «Sienten agobio por lo que pueda pasar y que no pueda llegar a ello», añade la psicóloga.

Según la Organización Mudial de la Salud (OMS) en 2020 la depresión será una importante causa de mortalidad mundial, por detrás de las enfermedades coronarias y de los accidentes de tráfico. «En España hay diagnosticadas 1,5 millones de personas, y afecta mucho más a mujeres, entre un 20-25%, que a hombres, entre el 7 y un 12%», asegura la psicoterapeuta.

Dos extremos de personalidad. No hablar o hablar por los codos, pero mal de uno mismo. «Hay personas que son incapaces de hablar y de expresar lo que sienten. También existe el otro extremo, personas que hablan de sí mismas en negativo. Lo que hacen es pedir ayuda a través de sentirse mal», asegura Sònia Navarro.

Apoyo familiar

Tener paciencia. Superar una depresión no es fácil, es un proceso lento y con recaídas durante este tiempo. La familia tiene que acompañar a la persona y comprenderla y no ser demasiado condescendiente, es decir, no hacerle la vida más fácil ni tampoco complicársela», asegura Sònia Navarro. La misma recalca la importancia de la «comprensión a nivel emocional, más allá de la ayuda práctica. Escuchar desde la comprensión. La persona con depresión debe estar convencida de dar el paso para recuperarse». Ahora ya tienes el apoyo de tu familia, ¿a qué esperas para dar el paso y celebrar la vida?

No te quedes de brazos cruzados

  1. Trabaja los pensamientos. El primer consejo de Sònia Navarro es identificar los pensamientos negativos y aprender a ser más realista, más positivo…
  2. Trabaja la autoestima. «Son personas muy autocríticas con ellas mismas y con una autoestima muy baja », asegura la psicóloga.
  3. Más asertivo. Saber, poder y atreverte a decir lo que quieres y lo que no quieres. «Es importante hacerse la preguntar interna de qué me apetece o no; y evitar decir que ‘no’ por defecto», afirma Sònia Navarro.
  4. Normalidad. El siguiente consejo de la especialista es «aprender a aceptar que existen muchos estadios emocionales y que todos son normales».
  5. Objetivos. Es importante, según la psicoterapeuta, reflexionar sobre las actividades y las acciones que resulten motivadoras. «Puedes empezar por pensar qué te gustaba antes de la depresión », afirma.
  6. Relajación. En el sentido de estar conectado con uno mismo.
  7. Sociabilizar. Encerrarse socialmente no aporta nada bueno. Recuerda que puedes caer en una soledad emocional o social. Sònia Navarro te anima a «hacer actividades sociales y también deporte para generar endorfinas que ayudan a mejorar el ánimo».
  8. Duerme y descansa. Es importante tener un patrón del sueño regular.
  9. Compromiso. Por último, Sònia Navarro subraya la importancia de comprometerse para poder recuperarse. «De lo contrario la persona rechazará la ayuda», asegura la psicóloga.

Patologías

  1. Depresión mayor. Según la especialista se reconoce porque los «síntomas son muy agudos».
  2. Distimia. «La sensación de tristeza es continua y cronificada, aunque no demasiado exagerada porque hay personas que aparentemente continúan haciendo una vida normal», asegura la psicóloga.
  3. Trastorno bipolar. Es cuando una persona tiene «subidas hasta la euforia y bajadas hasta la depresión» según explica la psicóloga Sònia Navarro.
  4. Depresión postparto. No siempre es fácil el diagnóstico, puede llegar a afectar entre un 10 y un 15 por ciento de la población femenina que ha sido madre.

Mas información sobre Depresión

Puedes consultar nuestros artículos sobre depresión, así como solicitar hora con nosotros.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar